Un grupo de empresarios mexicano, denominado Tenedora K, que incluye a los grupos industriales Omega y Arizan, compró el 95% de las acciones de la aerolínea, que está al borde de la bancarrota. El 5% restante quedó en poder del sindicato de pilotos.