La compañía mexicana, fabricante de productos químicos, anunció un acuerdo para adquirir la estadounidense Dura-Line Corporation, propiedad de la firma de inversiones CHS Capital, por US$630 millones en efectivo y pasivos asumidos. Dura-Line, basada en Tennessee, es líder global en productos de polietileno y en conductos a presión para las industrias de telecomunicaciones y transmisión de datos, energía e infraestructura. Tiene plantas productivas en Norteamérica, Europa, India, y Sudáfrica. Dura-Line seguirá operando la administración y el portafolio de marcas actuales.