Hay pocas áreas en que haya tantas opiniones como en temas de salud. Que el ungüento de raíz, que la infusión de hierbas. Que el médico tal. Que el hospital de allá, que la clínica de acá. Todos somos al menos en potencia clientes de alguna institución médica y hemos tenido algún tipo de tratamiento de salud.

Por ello nuestro estudio de calidad hospitalaria, el primero que se hace en América Latina, recibió tanta atención a fines de 2009. Esta nueva edición del estudio muestra un fuerte aumento de participantes y en la calidad de la información obtenida, lo que está transformando a este especial en un referente en la industria y en un nuevo clásico de AméricaEconomía.“La industria entera se globaliza y los directores médicos están cada vez más interesados en compararse con sus pares en otros países”, dice Andrés Almeida, el investigador que lideró el estudio.

Esta edición viene recargada: una revisión a los sorprendentes éxitos económicos conseguidos por Evo Morales y una guía para entender la fusión entre Lan y Tam forman parte del cocktail editorial de la revista en sus manos. La historia que hace portada, no obstante, es sobre Brasil y las dificultades que sigue habiendo en esta potencia a la hora de hacer negocios. Y es que Brasil no está tan cerca como parece. “Para hacer negocios ahí se necesita un intermediador cultural, alguien que además de la lengua, conozca los códigos empresariales locales”, dice Carlos Tromben, autor de la nota.

Carlos, quien ya lleva varios meses trabajando como editor en AméricaEconomía cumple varias de las características de un intermediador de este tipo. Aunque nació en Chile, vivió largo tiempo en Brasil cuando niño, pues su padre trabajó para Embraer. Estudió economía e hizo una especialidad en comunicaciones en la Universidad de París. Ha desarrollado proyectos de consultoría y ha publicado novelas. Una formación multidisciplinaria y multinacional que ayuda a minimizar las fronteras. Justamente el espíritu que queremos transmitir.