La minera, propiedad del magnate brasileño Eike Batista, firmó un acuerdo preliminar con la surcoreana SK Networks, en la que se garantiza que ésta podrá adquirir US$ 700 millones en acciones, de los US$ 2.200 millones que emitirá la compañía brasileña.