El banco estadounidense compró 75,2 millones de acciones comunes y 112,8 millones de títulos preferentes de la estatal brasileña Petrobras, en una operación que alcanzó los US$ 3.100 millones. Según informó la petrolera, Morgan Stanley ejerció una opción para comprar acciones adicionales a las que se vendieron en el mercado.