La crisis financiera golpeó fuerte los bolsillos de todo el mundo y significó un aumento de la deuda pública de la mayoría de los países. Algo que preocupa a un 72% de las empresas a nivel mundial. Así lo arrojó la encuesta “Pagar la Cuenta”, de KPMG Internacional. De las 538 compañías encuestadas, siete de cada 10 aseguran que disminuir el gasto público sería la medida más adecuada, mientras que sólo 1% dijo que el aumento de los impuestos sería una forma aceptable. En América Latina el 69% de los encuestados apoya la reducción del gasto público. En Chile la preocupación es más baja debido a que la deuda se redujo en 35% respecto a 2008. Los empresarios mexicanos son enfáticos en sostener que se deberían disminuir los pagos al sector público, con un 94% de las preferencias (uno de los porcentajes más altos a nivel mundial).

Ésta es también la principal opción de los brasileños (67%) y los argentinos (37%), quienes ponen en segundo lugar un recorte a los programas sociales (26%). En Chile el 75% cree que hay que reducir el gasto en defensa. Los indicadores económicos en América Latina ya han vuelto a niveles similares de antes de la crisis, y un 45% de los encuestados cree que uno de los principales factores de la reactivación es la recuperación del gasto del consumidor: el 41% cree que se debe al recorte en las tasas de interés y un 34%, a los paquetes de estímulos ejecutados por los gobiernos.