América Latina y Asia han sido fuentes de buenas noticias para Nestlé, la multinacional láctea de origen suizo. La empresa ha incrementado tanto sus negocios en estas regiones del mundo, que espera que 45% de sus ingresos se generen en estos mercados emergentes, incluyendo a África, hacia 2020. 

Actualmente, Nestlé vende US$ 31.500 millones al año en estas regiones, lo que equivale a 32% de su facturación anual. Aunque haya que crecer a una tasa promedio de 8% al año en estos mercados, “la meta es realista”, dijo Frits van Dijk, vicepresidente ejecutivo para Oceanía, África y Medio Oriente en una reunión con inversionistas. Sólo en América Latina, sin contar Brasil, la compañía espera invertir unos US$ 1.500 millones en 2010-2012.

Uno de los negocios en los que más espera crecer es el del agua embotellada, para lo cual esperan realizar adquisiciones importantes en los años que vienen. “Estamos buscando posibles compras”, dijo Van Dijk. El español Luis Cantarell, quien dirige las operaciones de la compañía para las Américas, confirmó que América Latina es una de las áreas donde harán esas adquisiciones.