Si está pensando lanzar una nueva línea de comida lista para descongelar o pre preparada, los mercados naturales para venderla son India y Ucrania. ¿Por qué? Allí es donde las familias destinan la mayor cantidad de horas a las labores culinarias de todos los días (ver cuadro). Claro, tal vez resulte no ser una buena idea: India es enorme, pero todavía relativamente pobre y enamorada de sus platos tan especiados como baratos; en tanto que Ucrania está en guerra civil. La opción más razonable puede ser, entonces, ir por Indonesia (8,3 horas) e Italia (7,1). Ambos poseen un desarrollo medio y mercados sofisticados.

Los datos anteriores provienen de una encuesta de la empresa alemana GfK, la cual se concentra en naciones emergentes y de desarrollo medio a alto. Y ella muestra que la correlación “más desarrollo, menos tiempo en la cocina no es lineal”, dice la empresa. Si bien en el caso de Corea del Sur, con 3,7 horas, puede afirmarse que así ocurre; sucede que México y Brasil (5,8 y 5,2) dedican casi la misma cantidad de horas a la cocina que EE.UU. y el Reino Unido (ambos 5,9 horas). ¿Cómo explicarlo? No lo sabemos, pero es probable que el tiempo dedicado a otras actividades; la sofisticación, o no, de la gastronomía local; la posibilidad de alimentarse en bares y restaurantes; junto con la disponibilidad de las comidas preparadas, lo expliquen.

[[wysiwyg_imageupload:5763:]]