El grupo operador de centros comerciales chileno –controlado por las familias Said y Abumohor– compró Larcomar, uno de los más reconocidos centros comerciales de Lima, por US$ 36 millones. El vendedor fue el grupo peruano Grana y Montero (G&M).