Sea por la influencia de los medios masivos, las redes sociales, el aumento de ingresos o el boom de la cultura de ricos y famosos en Asia, el mercado de compra y venta de cabello humano acomete como un toro. En una reciente encuesta del sitio de comercio electrónico Alibaba.com (de Hong Kong), el cabello humano brasileño apareció como uno de los más deseados por los compradores de muchos países, junto con el antes popular cabello de la India. El peluquero Francisco Braz, propietario de la tienda El rey de pelo, en São Paulo, alaba tal preferencia: “El pelo de Brasil es mejor, es más ligero y tiene más variedad. Aquí están las texturas rizado, lacio y diversas”. 

Para fijar el precio, dice, se usan varios criterios: que el cabello no posea ningún colorante o tratamiento químico, que la calidad sea buena (sin hilos frágiles) y la densidad abundante (volumen). “El pelo lacio y el rubio natural están muy bien cotizados. El rizado natural también es valioso porque es escaso”. 
Respecto de quienes lo venden en Brasil, dice que “en general, uno no quiere cortar demasiado, pero a medida que se habla, te das cuenta de que están atrasados con las cuentas y cómo el dinero del pelo los ayuda”. 

El precio medio es de alrededor de US$ 124 a US$ 373, de acuerdo a la peluquería. “Llegué a pagar US$ 746 , pero fue ‘el pelo’, impecable”. Para quienes compran pelo para hacerse extensiones “el valor del tramo va de aproximadamente, US$ 373 a US$ 622”, revela Braz. 
Por día, el peluquero atiende de 10 a 15 personas que quieren vender y a cuatro que buscan un alargamiento. “El movimiento ha crecido de manera impresionante”. ¿La razón? Las mujeres tratan de parecerse a las heroínas de las telenovelas o el cine”. ¿Funciona? “El cabello mejora en un 70% la apariencia”.