La petrolera estatal mexicana cerró un acuerdo crediticio por un total de US$ 3.250 millones con unos 25 bancos, entre los que están Bank of America, HSBC, JP Morgan, entre otros. El acuerdo contempla una línea de crédito a tres años por US$ 1.250 millones y un crédito a cinco años por US$ 2.000 millones.