La petrolera semiestatal brasileña compró una participación de 50% de MEO Australia, el operador de un bloque de exploración de gas natural en Australia, con alto potencial, por US$ 39 millones. Con esta compra, Petrobrás ingresa en Oceanía, el único continente en que la brasileña no tenía operaciones.