La petrolera estatal le compró a la española Repsol-YPF el 30% que no controlaba en la refinería brasileña Refap, la quinta mayor del país. El acuerdo alcanzó los US$ 850 millones, de los cuales US$ 500 millones corresponden a la deuda asumida por el grupo.