El fondo de pensiones brasileño adquirió una participación del 4,4% en el holding financiero Itausa, que controla a Itaú Unibanco, el mayor banco local privado. Según fuentes de la operación, que tuvo un valor por US$ 1.600 millones, habría sido adquirida de manos del conglomerado brasileño industrial Camargo Corrêa.