Son las amigas más improbables, pero su cercanía demuestra que en Brasil no hay imposibles. “Marina dice que nos hicimos amigas porque las dos les llevamos la contra a nuestros destinos”, contó hace unos meses al diario O Globo María Alice Setubal, la hija del fundador del Banco Itaú, refiriéndose a su amistad con la nueva candidata socialista a la presidencia de Brasil, Marina Silva. “Para Marina, ese destino era ser una chica pobre de Acre y, para mí, ser una chica rica de la alta sociedad paulistana”. Empresaria, es también la recaudadora de los fondos que financian Red de Sustentabilidad, el movimiento político de Marina. 

Setubal también aporta contenido al proyecto político de la ex ministra de Lula. Como experta en educación, es partidaria de establecer un currículum escolar nacional común en Brasil.