Si camiones se trata, luego de frenazo del 2012, en Brasil las expectativas mejoran. Aún sin los números cerrados, la proyección de los resultados de MAN América Latina son de una caída en las ventas entre un 16 y un 18 por ciento. La razón tuvo que ver menos con el crecimiento más pausado que registro la economía, que por la llegada de Euro 5, la nueva legislación para la emisión de contaminantes, hecho que elevó los precios vehículos en un 15 por ciento. Para este 2013, la evaluación de Roberto Cortés, presidente de MAN, es que el sol volverá a salir: su objetivo se centra en un aumento del 5 al 7 por ciento de las ventas. Y uno de los factores que deben impulsarlas es la extensión del Programa de Apoyo a la Inversión, PSI, del BNDES. Originalmente programado para terminar el 31 de diciembre pasado, se prorrogó hasta finales de este año, en consonancia con las medidas tomadas por el gobierno para mejorar la logística e infraestructura de transporte.