El grupo financiero e industrial chileno Quiñenco acordó comprar el negocio de distribución de combustibles en Chile de la petrolera Royal Dutch Shell, en una operación valuada en más de US$ 600 millones. Shell es el segundo mayor distribuidor de combustible en el país, después de la local Copec, con unas 300 gasolineras.