El consorcio chileno Quiñenco firmó un acuerdo con la colombiana Terpel S.A., propietaria del negocio de Terpel en Chile, para comprar los activos de esta última por US$ 320 millones. Éstos incluyen una red de 200 estaciones de servicio y 97 tiendas de conveniencia.