- ¿Cuáles son las grandes fortalezas del TEC?

- Las fortalezas más grandes del Tecnológico de Monterrey estriban en una formación muy emprendedora, de rigor académico y gran capacidad de trabajo. Un estudiante debe salir muy preparado a competir en el mundo actual y, por lo tanto, debe llevar esas competencias de su carrera, pero tiene que tener también una formación que lo haga ser emprendedor, innovador, hablar muy bien otro idioma, haber tenido una exposición internacional. 

- ¿Cuál es la estrategia para promover y atraer talentos en el campus?

- Hemos hecho un nuevo sistema de selección en donde el alumno, además de presentar sus principales factores, como el promedio de una escuela y un puntaje en una prueba de aptitud académica, debe presentar un ensayo y un currículum, que será evaluado por una comisión. Esta admisión de agosto va a ser la primera con el nuevo sistema. Queremos admitir muchachos que tengan probabilidades de éxito en sus estudios profesionales, y esto quiere decir, primero, que puedan terminar la carrera, y segundo, que puedan desarrollar el perfil de egreso que pedimos en el TEC de Monterrey: líderes con espíritu emprendedor, sentido humano y competitivos internacionalmente.

- ¿Cómo funciona esa búsqueda de talento a nivel latinoamericano?

- A partir del año que viene vamos a ir a buscar de manera mucho más proactiva el talento en América Latina, particularmente en países donde ya tenemos un número elevado de alumnos, como Ecuador, Perú, Colombia, Bolivia. Ahí va a haber programas de becas diferentes para ellos. Y del lado de los profesores, yo parto del principio que tenemos una facultad muy buena, con grados académicos, con una mezcla muy interesante de profesores de planta y profesores de cátedra. Pero estamos ahorita reclutando profesores extranjeros al ritmo de 50 por año, porque queremos tener otra visión. Les damos preferencia a profesores de habla inglesa para que los alumnos desarrollen esas habilidades. Además tenemos otro programa de atracción de líderes académicos, que son académicos muy distinguidos nacionales o internacionales, que vienen a dirigir centros de transferencia de tecnologías o programas distintivos. Y tenemos el de líderes empresariales, que es muy interesante, estamos hablando de CEO o de personas que ocupan puestos muy relevantes en empresas muy importantes, o funcionarios de gobierno que vienen a impartir clase en lo que llamamos co-teaching. Esto significa que participan en una materia de alta especialidad con un profesor, pero ellos vienen a contribuir con una parte importante. Le hemos llamado a esto internamente profesores inspiradores.

- ¿Cuáles son las nuevas carreras/programas o las que están pensando crear?

- Tenemos en el TEC de Monterrey muchas carreras de gran novedad, por ejemplo, Creación y Desarrollo de Empresas, ingeniero en Desarrollo Sustentable, en biotecnología, tenemos también carreras en el área de industrias creativas, como ingeniero en medios musicales, animación y arte digital. Tenemos una oferta muy completa y no descartamos la posibilidad de crear especialidades, no tanto nuevas carreras. La estrategia está siendo tener carreras sólidas que puedan irse adaptando a los tiempos a través de especialidades. Áreas de interés inmediatas, por ejemplo, Big Data, Tecnologías exponenciales, como áreas de concentración. O energía, porque cumple con la demanda de los centros de negocios y clústeres actuales. 

- ¿Cómo definen estas carreras y especialidades?

- Observamos las industrias que están más fuertes en cada una de las regiones. Por ejemplo, aquí en este campus hay una gran fortaleza de los corporativos, por tanto todas las áreas de mercadotecnia, finanzas y estrategia son muy importantes. Por ejemplo, en Ciudad de México es muy importante la biotecnología para la industria farmacéutica, o las industrias creativas.

- ¿Y cuáles son las carreras más elegidas actualmente?

- Típicamente en ingeniería son ingeniería industrial, ingeniería en mecatrónica, en biotecnología. En negocios normalmente es licenciatura en comercio internacional, en mercadotecnia, comunicación digital, administración financiera. Tenemos también carreras muy selectivas como medicina. En todo el país solamente recibimos 300 alumnos de primer ingreso. En Ciudad de México recibimos sólo 50. Es una carrera muy fuerte, tenemos el hospital-escuela con uno de los mejores hospitales del país, que es el ABC de aquí de Santa Fe, tenemos todo el clúster de la industria de la salud, que está alrededor del campus de Ciudad de México.

- ¿Qué me puede señalar acerca de políticas de contratación de profesores?

- Los requisitos son que tengan los grados académicos, al menos tener un máster para impartir clases al nivel pregrado y al menos PhD para posgrado. Además un profesor de planta debe tener la vocación por formar estudiantes tipo “millenials” y usar modelo educativo de vanguardia, lo que significa ser un profesor con tácticas didácticas modernas y que tenga interés en ser un buen formador, en desarrollar ciertas fortalezas de vinculación con la industria y el mundo profesional. Por otro lado, un profesor investigador debe contar con una trayectoria de publicaciones de papers Q1 Q2 de al menos cuatro al año en ciertas áreas como negocios globales, ingeniería y desarrollo sustentable, diseño industrial, TIC enfocado a salud y educación, biotecnología enfocada a alimentos.

- Respecto del tema de la empleabilidad, ¿cómo lo trabajan?

- Las estadísticas nos dicen que al cabo de tres meses el 80% de nuestros graduados tiene empleo o su propia empresa. ¿Qué hacemos para que esta empleabilidad sea tan alta? En gran parte son los internships que hacemos con la industria y el entrenamiento que les damos a nuestros muchachos de salida. Son muy importantes porque la mayoría de los estudiantes se quedan en esa industria, automotriz, por ejemplo, o bancos y grandes organizaciones. Respecto a la reputación de nuestros egresados ante los empleadores, es importante tomar una muestra de empresas internacionales y medianas porque reclutan de cualquier universidad mientras las empresas muy pequeñas sólo reclutan en un área geográfica y no buscan universidades prestigiosas.