A la hora de contratar ejecutivos, el contacto personal sigue siendo esencial en América Latina. Tanto que, según la compañía inglesa de head-hunting Michael Page, el 80% de los altos ejecutivos de la región son escogidos entre conocidos y redes de contacto. Sólo en el 20% de los casos se acude a una firma de reclutamiento. Por eso Michael Page, la segunda mayor en el rubro en el planeta, incrementa su apuesta en América Latina. Se inauguró con una apertura en São Paulo (2000) a la que le siguieron Ciudad de México (2006), Buenos Aires (2007) y Santiago (2009). Esto le ha permitido a la región ser una de las que más crecen para la compañía, por lo que ahora se preparan a abrir en Perú y en Colombia. Y es que dadas las costumbres latinoamericanas, la compañía ve un enorme potencial. “Acá nos caracterizamos por una desconfianza al reclutamiento por parte de una empresa externa; aún se sigue utilizando el concepto de contratación a través de conocidos”, dice el brasileño Roberto Machado, director de comunicaciones de Michael Page para América Latina.