La petrolera española Repsol está con los ojos puestos en Venezuela. Entre 2010 y 2014 pretende invertir US$ 750 millones en el área de la franja petrolífera del Orinoco, considerada como la zona más grande de petróleo pesado y extra pesado en el mundo, por su nivel de densidad. La compañía cree que el yacimiento de Carabobo, ubicado en la región central del país, podría sumar 267 millones de barriles en los próximos 10 años.