Repsol, la empresa española de energía, completó la venta de sus activos de gas natural en Perú y Trinidad y Tobago a Shell en una operación que le reportó ingresos por US$4.100 millones. Esta venta forma parte del plan de desinversiones puesto en marcha, después de la nacionalización de YPF por parte del gobierno argentino.