DIJIMOS: Para el Banco Central Europeo el país helénico no tiene en absoluto la posibilidad de ir al default, mientras que, para los que están afuera, ésa es ya la única opción. Grecia no tiene opciones reales. `Defaulteará´ su deuda, obtendrá un perdón masivo y abandonará el euro. La pregunta es si hará esto rápidamente, y así minimizará el daño económico a Grecia y el mundo (“Las tormentas que se avecinan”, AméricaEconomía Nº 401).

LO NUEVO: La negra sombra del rescate vuelve a sobrevolar Grecia. El acuerdo de garantías aprobado anteriormente entre Grecia y Finlandia, pieza clave para que los nórdicos apoyaran el segundo rescate griego, ha desatado todo un polvorín de críticas y reacciones que amenaza con retrasar la concesión de las ayudas e incluso llevar al país a la suspensión de pagos.