La unidad mexicana del grupo español acordó la compra del negocio local de hipotecas de GE Capital, en una operación que involucra activos por unos US$ 2.000 millones. La adquisición lo convertiría en la segunda empresa más importante del país en términos de otorgamiento de hipotecas.