¿Quién se acuerda del Nokia 1011? El primer teléfono móvil de la historia con tecnología digital tenía una pantalla monocromática y una antena extensible, pero además pesaba cerca de 500 gramos, cinco veces más de lo que pesa un teléfono móvil hoy en día.

Con una participación de mercado que alcanzó el 36,4% en 2009, según cifras de la consultora especializada Gartner, Nokia se mantiene como líder del sector, muy por encima de sus principales competidores Samsung (17,2%) y LG (6,6%). Sin embargo, si bien el número de unidades vendidas aumenta, su participación de mercado ha ido en descenso.

La razón es, fundamentalmente, la arremetida de Apple y Research In Motion (RIM), dos compañías enfocadas al mercado ultracool de los smartphones. Según la consultora estadounidense Strategy Analytics, ambas aumentaron sus ventas anuales en 92% y un 40%, respectivamente.

“La entrada de Apple y RIM, que están haciendo las cosas bien, está convirtiendo a este mercado en uno muy dinámico y competitivo”, dice Francisco Lorenzo, director general de Nokia en México.

Según Gartner, de los 417 millones de teléfonos móviles que se vendieron en el mundo durante los primeros nueve meses de 2010, el 19,3% fueron smartphones, con un alza interanual de un 96%. Atrás están quedando los tiempos en que el celular era sinónimo de tráfico de voz: hoy transportan datos, mensajes, correos electrónicos y permiten acceder a redes sociales. La posibilidad de estar siempre conectados es la clave de su éxito, y tienen mucho espacio para crecer. Según la consultora estadounidense Strategy Analytics, las ventas de smartphones podrían alcanzar los 350 millones de unidades en 2011. Por su parte, PricewaterhouseCoopers prevé que el 39% de los abonados a internet móvil se conectarán a través de este tipo de aparatos en 2014, frente al 13% actual.

APOSTANDO A LA DEMOCRATIZACIÓN
La respuesta de Nokia frente a este nuevo escenario competitivo no se ha hecho esperar. “La estrategia número uno es bajar los precios y masificar esta tecnología”, dice Olivier Puech, vicepresidente de Nokia para América Latina.
Nokia, una marca que se ha caracterizado por estar presente en todas las gamas del mercado, vende cerca de 260.000 teléfonos inteligentes diariamente a nivel mundial. En el segundo trimestre de 2010, las ventas de smartphones representaron el 22% de su facturación total. Sin embargo, aunque la venta por unidades registró un alza interanual de 3,5%, la participación de mercado bajó de 36,7% a 28,2%, según cifras de Gartner. “Si comparamos año a año ha habido caídas”, reconoce Maiko Paula, gerente general de Nokia para Chile y Perú. “La perspectiva es que, con los nuevos smartphones que estamos lanzando, seguiremos siendo líderes”.

Tal como la primera generación de celulares, los smartphones debutaron como monopolio exclusivo de los ejecutivos, pero su uso se está extendiendo cada vez más hacia otros sectores de la sociedad.
“Por un lado está el mercado profesional, que está conectado las 24 horas del día y necesitan de teléfonos de alto valor”, dice Paola Soriano, analista de Dispositivos Móviles de IDC Latin America. “Hay un segundo grupo que son los teléfonos diseñados para tener contacto social y messaging, y hay uno más bajo que están orientados a multimedia y que tienen un costo menor”.

Para ser más cool Nokia se la jugará por un nuevo sistema operativo, Meego, que dará más velocidad a sus teléfonos.

Puech reconoce que un esfuerzo importante de Nokia está enfocado en el sector medio, donde asegura que compañías como Apple y RIM no están jugando un papel, ya que tienen una barrera de entrada por sus altos precios. “Nosotros queremos bajar la barrera de entrada de los smartphones y somos casi el único jugador que está atacando esos sectores”, dice.

Para Soriano esto es clave: “El mercado latinoamericano siempre se ha caracterizado por ser un mercado de precio. Mientras continúen decreciendo los precios, tendremos mayor demanda de estos dispositivos”.

Una de las apuestas para este segmento es el C3, un móvil cuyo precio está debajo de los US$ 200 y permite el acceso a redes sociales, algo clave para el mercado latinoamericano: según cifras de ComScore, un 82,4% de los usuarios de internet en América Latina acceden a sitios de redes sociales, por encima del promedio mundial de 66,9%.

Por su parte, el N8, el nuevo smartphone de alta gama, ya es récord de preventa y se espera esté en todos los países latinoamericanos a comienzos de 2011. Francisco Lorenzo, desde México DF, asegura que el N8 es una oferta en el nivel de lo que puede ser un iPhone, y que cumplirá con las expectativas del consumidor.

Según un estudio de la consultora de investigación de mercados Datos Claros, Nokia tiene un buen nivel de cercanía con los consumidores a nivel mundial, y obtiene un buen nivel de recordación en las redes sociales con menciones espontáneas por parte de los consumidores. Esto permite un “buen piso para trabajar”, asegura Natalia Gitelman, directora de la consultora, con sede en Buenos Aires.

Sin embargo, comparada con una de sus principales competidoras, queda algo relegada: mientras el promedio global de cercanía de Apple llegaba al 76% en el segundo semestre de 2009, el de Nokia alcanzaba el 66%. “Apple tiene un manto de apreciación muy importante”, explica Gitelman, y agrega que la compañía de Steve Jobs está considerada dentro de las tres principales marcas más cool a nivel mundial en menciones espontáneas.

En esa línea, Nokia trabaja en lo que será el lanzamiento en 2011 de su nuevo sistema operativo, Meego, una plataforma basada en Linux, que simplificará y dará mayor velocidad a los teléfonos. “Con esto contraatacaremos en la parte alta de la pirámide”, dice Puech. Y buscarán repuntar las cifras, ya que, según el reporte de Gartner, si bien el sistema operativo Symbian, de Nokia, sigue liderando el mercado con una cuota de 36,6%, la cifra registró una baja significativa respecto del año anterior, cuando alcanzaba el 44,6%. Por su parte, Android, de Google, subió al segundo lugar, y aumentó su cuota de mercado de 3,5% en el tercer trimestre de 2009 a un 25,5% actual.

“El foco hacia el sistema operativo Meego está generando nuevos modelos más especializados y de mayor performance”, dice Paola Soriano. “Esto sin duda generará mayor competencia, pero al mismo tiempo tenemos a las otras marcas abriendo opciones en los dispositivos, así como hemos visto a RIM o el iPhone 4”.

No es un tema menor, considerando que RIM tiene cerca de un 90% del mercado corporativo, un segmento en el que Nokia se ha quedado atrás y donde deberá trabajar duro para recuperar el tiempo perdido. “Queremos ser líderes del sector corporativo”, dice Francisco Lorenzo.

Nokia no es la única marca apostando fuerte en 2011. Soriano destaca que durante el último trimestre de este año se ha visto a las demás presentar modelos nuevos a los diferentes países de la región, generando mayor atomización de productos. “Todo esto es parte de la estrategia que todos los jugadores del mercado deben seguir para subsistir”.

Lorenzo reconoce que no es un trabajo sencillo. “Pero la expectativa es que la distancia con nuestros competidores va a crecer”, dice.