El productor chileno presentó una propuesta de joint venture con Nestlé Chile para operar parte de sus negocios lácteos, en la que cada accionista tendría el 50% de participación. La operación debe ser autorizada por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) del país.