La empresa estatal china adquirió siete compañías de transmisión de energía en Brasil por un valor de US$ 1.721 millones. Hasta ahora se trata de la mayor inversión directa del gigante asiático en Brasil. 

Los activos adquiridos pertenecen a la brasileña Plena Transmissoras, controlada, a su vez, por las firmas españolas Cobra, Elecnor e Isolux. Actualmente, Plena Transmissoras administra en Brasil 12 empresas, las que, en conjunto, se encargan de 5.925 kilómteros de líneas de transmisión. De este total, cerca de 3.000 kilómetros pertenecen a las siete empresas adquiridas por la compañía estatal china.