La mayor empresa de electricidad del mundo, propiedad del Estado chino, suscribió un acuerdo avaluado en cerca de US$ 1.000 millones para adquirir siete distribuidoras eléctricas brasileñas. Además, obtuvo una concesión a 30 años para operar líneas de distribución en la región sureste de Brasil.