DIJIMOS: “Con reservas de gas y crudo cayendo en picada y fuertemente regulado, los únicos que se acercan son las empresas petroleras chinas y las llamadas júniors. Éstos permiten a las empresas obtener un precio mejor que los establecidos oficialmente si provienen de nuevos pozos (para los ya conocidos, en 2009 el precio del barril se planchó en boca de pozo en US$ 42, cifra que el año pasado subió a US$ 50) (“Fénix con fuego de shale gas”. AméricaEconomía Nº 401).

LO NUEVO: La petrolera subió un 5% el precio de sus combustibles, en medio de una escasez generalizada en todo el país. Esta subida busca equiparar el precio de sus productos con el de sus competidores, que ya ajustaron sus valores para así reducir la brecha de precios. Según trascendió, el aumento recaerá en mayor proporción sobre el precio de los productos premium de la empresa y será menor en el caso del gasoil común y la nafta súper.