La francobelga Suez, junto a la chilena AES Gener, construirán una línea de transmisión que unirá los dos mayores sistemas eléctricos de Chile para competir con la central termoeléctrica Castilla, del brasileño Eike Batista, en el abastecimiento de energía en los principales proyectos mineros del norte de Chile. La obra requerirá de una inversión de US$ 500 millones.