En las maratones a veces un atleta corre más rápido cerca de la meta, pero termina en un lugar inferior al que tenía cuando iba más lento. No hay misterio en ello: los otros corredores pusieron más esfuerzo que ese atleta en el sprint final.

Eso es lo que le podría estar pasando a América Latina en materia de talento al mirar las cifras del más reciente ránking de talento publicado por la afamada escuela de negocios suiza IMD (ver cuadro). Si bien el “talento” de un país mide también variables macroeconómicas y de otro orden, es llamativo como todos los países de la región incluidos en el ránking -son siete- siguen bajando. Y en algunos casos el descenso es grande. Brasil ocupaba el lugar 28 en el talento mundial en 2005 y en 2014 bajó al puesto 52. Chile, que en 2005 era el país más talentoso de la región en el sitio 22, ahora ha bajado al puesto 44.  Mala cosa.

[[wysiwyg_imageupload:5512:]]