La gigante española, la firma mexicana Televisa –junto a su socio Nextel– y Iusacell, del magnate Ricardo Salinas, obtuvieron frecuencias para telefonía celular en México. La Comisión Federal de Telecomunicaciones informó que las firmas ofrecieron cerca de US$230 millones por 30 megahertz para telefonía celular.