Tras semanas de negociaciones, la multinacional española concretó un acuerdo con Portugal Telecom para comprarle su participación en la mayor operadora brasileña de telefonía móvil, Vivo, por la que pagará unos US$ 9.740 millones en tres tramos.