La idea planteada por el gobierno australiano de imponer un “super tax” de 40% a las utilidades de las empresas mineras ha abierto la discusión sobre el royalty que cobran los países mineros del mundo por cada libra de mineral extraído.