El español cada vez es más importante para el brasileño Carlos Guerberoff, gerente del área de franquicias de Livraria Nobel, una de las mayores cadenas de venta de libros de Brasil. La empresa acaba de abrir una unidad en Bogotá, la que se suma a las que ya tienen España, Portugal y Angola.

Nobel ingresa a Bogotá.

“Bogotá tuvo transformaciones sociales importantes en el último tiempo, incluyendo la mejora en el poder adquisitivo de la población. Eso contó a la hora de escoger el país”, dice el ejecutivo. Con esa primera inauguración internacional en América del Sur, Nobel acumula 215 locales. Y los planes siguen. “Estamos estudiando los mercados de Perú, Estados Unidos y Japón, aunque no nos hemos fijado plazos”, dice Guerberoff, quien señala que la diversidad de idiomas no hace diferencia para la librería, ya que la base del modelo de franquicia se concentra en el modelo operacional y no en la red de proveedores, que será gestionada directamente por el operador local.