Muchos empresarios brasileños están descubriendo un nuevo socio comercial: su vecino Paraguay. Las exportaciones brasileñas a ese país dieron un salto de 73,8% de enero a mayo de 2010, comparado con el mismo período del año anterior, y alcanzaron US$ 1.000 millones.

Atentas a esta expansión comercial, las empresas TGA Logística, con sede en São Paulo, y La Asuncena, con casa matriz en Porto Alegre, tendrán que invertir US$ 1,5 millón hasta fines de este año para disminuir los tiempos de transporte de carga entre ambos países. Actualmente toma 96 horas el trayecto Asunción- São Paulo y la intención de ambas empresas logísticas es reducir el tiempo a 72 horas.

Según Nilson Santos, director de operaciones de TGA, la reducción en el tiempo de transporte no significará que el servicio se encarezca, ya que un nuevo régimen comercial entre ambos países permite que los trámites aduaneros sean resueltos en el propio país de origen de la mercancía, en vez de realizarlos en la frontera.

Uno de los problemas es que el auge del comercio va principalmente en la dirección de Brasil, que importa autopartes y alimentos paraguayos. Para lograr que los camiones no se vuelvan vacíos a Paraguay, ambas empresas cerraron un acuerdo con la paraguaya AC Group.

“Sabemos que al comienzo no habrá equilibrio entre lo que va y lo que viene, ya que la proporción es actualmente de 10 a 2”, dice Carlos Antonio González, director ejecutivo de La Asuncena. “Pero estamos trabajando en disminuir esta relación”.