Un simple error al escribir en el teclado, un cero puesto en un lugar incorrecto, hizo aparecer a Chile como uno de los villanos en la emisión de gases que provocan el calentamiento del planeta.
Según los autores de la medición comparativa, la Energy Information Administration (EIA), con sede en EE.UU., uno de sus trabajadores introdujo mal el número dentro de la fórmula de cálculo.

Concretamente, se escribió mal la cantidad de BTU (British Termal Units) de gas natural consumidos. En vez de 1.149 BTU/pies cúbicos, se introdujeron 11.049 BTU/pies cúbicos. “Ese valor se utiliza para convertir el consumo de pies cúbicos de gas natural a toneladas métricas de dióxido de carbono emitido”, dice la EIA. Los datos publicados después de aplicar la fórmula fueron de 118.657 millones de TM,  un incremento del 74% con respecto a las emisiones de 2008. Pero el valor correcto es de 65.699 millones de TM, una reducción del 4%. Así, el país pasó a ser el número seis de la lista latinoamericana y el 51 del ránking mundial.

“Chile ha sido un país constructivo”, dice el subsecretario del Ministerio de Medio Ambiente, Ricardo Irarrázabal. “El trabajo realizado durante mucho tiempo se ve reflejado en que contribuye en un 0,2% de las emisiones mundiales”, asevera el subsecretario.