Ese es el dinero que el ex presidente del Banco Central de Argentina, Martín Redrado, habría acordado pagar a su ex novia, la vedette  Luciana “Luli” Salazar (en la foto), tras la ruptura de su romance.

Sucede que en Argentina los economistas son más famosos que las estrellas de cine. Tomás Bulat, otro economista, tiene casi 180.000 seguidores en Twitter, cinco veces más que el célebre actor Ricardo Darín y seis veces más que el talentoso rockero Andrés Calamaro. En el caso de Bulat, ayuda el tener su propio show de TV, pero no es el único economista  popular en Argentina.

¿Explicación?. En el Río de la Plata, la alguna vez llamada “ciencia fúnebre”, ha derivado en “ciencia farándula”. Y no es una exageración: las noticias sobre el amor y desamor entre Martín Redrado y la vedette Luciana “Luli” Salazar, llenan las páginas de diarios y revistas. Los de los US$ 100.000 mensuales se filtró a la prensa y Luli consiguió una medida cautelar de la justicia para recuperar el acuerdo de confidencialidad entre ella y el economista, que establecía ese pago. Noviar o casarse con una actriz o vedette asegura que te sigan los paparazzi, pero también hay una razón más de fondo: en un país donde nadie sabe qué va a pasar mañana con el dólar, la inflación o la deuda, los economistas son la bola de cristal. Y carne de polémica.