Eso es lo que cuesta un litro de gasolina de 95 octanos en Venezuela. Es el precio más bajo del mundo. Se congeló hace 17 años y en ese período el país ha tenido inflación alta y permanente.

Subsidiar el combustible les cuesta a las arcas fiscales una suma estimada en casi US$10.000 millones al año y por fin ha comenzado a hablarse de reajuste.

El presidente Nicolás Maduro anunció que “quien va a establecer el nuevo sistema de precios y el sistema de comercialización (...) es el pueblo de Venezuela”, pero analistas independientes estiman que el alza ya está planificada y que el litro de gasolina podría llegar a US$0,42. Todavía más barata que en casi todos los países latinoamericanos, pero un alza cercana al 3.000%.