La  naviera chilena Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV) aprobó en abril la fusión de su negocio de portacontenedores con la alemana Hapag Lloyd. Se configuran en conjunto como la cuarta naviera más grande del mundo. Dos compañías grandes juntan aguas.