A ese monto llegaron los fondos conseguidos en 2014 por las plataformas de crowdsourcing en todo el mundo. Se trata de platas que financian proyectos de todo tipo recurriendo a una multitud de pequeños inversionistas o donantes y, en 2013, bordearon los US$8.000 millones. O sea que el año pasado se duplicaron.

La región donde más crece el crowdsourcing es Asia. Hasta ahora, EEUU es el mayor mercado de este sistema, pero se espera que Asia pase a primer lugar durante este año.