Es lo que invirtió la colombiana EPM en construir el parque eólico Los Cururos, en Coquimbo, Chile. La compañía es propiedad de la alcaldía de la ciudad colombiana de Medellín, lo cual convierte a esa urbe en el primer municipio extranjero en producir electricidad en Chile e inyectarla al Sistema Interconectado Central (SIC). Los planes “chilenos” de Empresas Públicas de Medellín no se quedan ahí: sus ejecutivos evalúan ingresar al negocio de la distribución domiciliaria de gas natural. Para Juan Esteban Calle, gerente general, su entusiasmo se relaciona con que “Chile es el país que va adelante en América Latina”.