En febrero la familia Bertin aceptó vender su participación en JBS, la mayor empresa de proteína animal del mundo, a la familia Batista. Esta última pasa a tener el control de FB Participações, la controladora de JBS.