US$2.900 millones pagará el laboratorio estadounidense Abbott para tomar el control de su par chileno Recalcine, que tiene operaciones en 15 países latinoamericanos, con una cartera de mil productos, plantas de fabricación en Chile, Perú, Colombia y Argentina, y una facturación esperada de US$900 millones para 2015.