Cuatro y medio millones de millones de dólares. Ese es el monto de la deuda en dólares acumulada por las empresas privadas de los países en desarrollo a fines de 2014, según el Banco de Pagos Internacionales (Bank for International Settlements, BIS). El endeudamiento en dólares de empresas no estadounidenses se ha más que duplicado en los últimos cinco años y ahora que el dólar lleva casi un año en alza, hay que empezar a preocuparse. La crisis de la deuda externa latinoamericana de los años 80 se debió en gran medida a endeudamiento en dólares unido a ingresos en moneda local, pero se trataba de deuda soberana, no privada como la actual. En todo caso, hay que estar atentos, y las empresas debieran empezar a apretar el freno. Salvo que una parte importante de sus ingresos sean también en dólares.