¿Las centrales hidroeléctricas producen sólo electricidad? Tal vez antes. En nuestros tiempos también algo inesperado: basura electrónica. En el caso de la represa brasileño-paraguaya de Itaipú, las cifras hacen abrir los ojos. Sí, un tercio de sus 4.000 computadores se renueva todos los años y, según pasan éstos, los galpones destinados a guardarla no dan abasto. Para resolverlo, la compañía binacional abrió una licitación en busca de quién pudiera hacerse cargo de las 63 toneladas de equipos acumulados a lo largo de las tres últimas décadas, ya que  –dadas las reglas internas de la empresa– el material no puede ser donado. El ganador fue Krefta Brothers Ltd., de Foz do Iguaçu. Para hacerlo debió comprometerse no a eliminar los equipos, sino a hacer la separación de cada material, como plástico, vidrio, metales y darles un destino sustentable, explica el gerente de la División Almacenaje del consorcio, Fabricio Rocha. “Trabajamos en base a los conceptos de la logística inversa, que prevé la devolución de productos post-consumo al fabricante o el regreso de estos insumos al ciclo productivo", dice.