La minera brasileña Vale pagó US$ 173,5 millones para asumir el control de Biopalma, un productor de aceite de palma, con el objetivo de impulsar el uso de biodiésel en sus operaciones. La minera pasaría a controlar un 70% de la compañía, con la que tiene una alianza desde 2009.