El magnate mexicano Carlos Slim y el Grupo Televisa anunciaron que vendieron por separado la participación del 25% que cada uno tenía en la aerolínea mexicana de bajo costo, la que fue comprada por un grupo de inversionistas liderados por Emilio Diez Barroso y Pedro Aspe. Televisa recibió US$ 80,6 millones por su participación, en la que había invertido US$ 49,5 millones.