La siderúrgica brasileña se quedó con el control de la minera peruana Milpo, tras pagar US$ 420 millones por una participación adicional de 16,4%. Con esta operación pasó a tener 50,02% de la propiedad.