Los latinoamericanos preferimos hablar a medias inglés o francés que ser fluidos en maya o en guaraní, en parte porque es más útil en el mundo corporativo, pero también por arribismo cultural. El resultado es que gran número de lenguajes originales de la región, algunos más antiguos que el inglés o el español, hayan desaparecido o estén a punto de hacerlo. 

Álvaro Moscoso, un diseñador de ropa ecuatoriano oriundo de Cuenca, ha iniciado una campaña para salvar uno de ellos. Con su Záparo Collections -la combinación de inglés y záparo no es casual- Moscoso busca rescatar frases y palabras de esa lengua que en 2010 -son cifras del último censo- sólo hablaban 559 personas.

La colección comprende 10 modelos de camisetas para mujeres que por delante llevan un texto en záparo y atrás su traducción al español. Moscoso contactó a un hombre de la comunidad zápara, en la provincia de Pastaza, para usar las palabras correctas. Como el hombre sólo habla záparo y quechua, fue su hijo quien hizo la traducción. Además del esperable “Te amo”, las camisetas despliegan también frases más intencionales, como “Recuérdame” y “No me olvides”, en záparo. El que hereda no roba.